Las razones más habituales por las que se ponen reclamaciones a O2

    Entre los motivos más típicos por los que los clientes de O2 pueden poner una reclamación encontramos:

    • Pago de servicios que no cumplían lo estipulado en el contrato o que ni siquiera se han contratado.
    • Pago de penalizaciones excesivas por el incumplimiento del compromiso de permanencia firmado.
    • Subidas en los precios de la operadora sin previo aviso.
    • Obstáculos al solicitar altas, bajas o portabilidades del número a otra compañía.
    • Problemas en la sintonización de la TDT por la implantación de la red 4G.

    Cómo poner una reclamación a O2

    A la hora de poner una reclamación a O2, has de saber que debes contar primero con toda la documentación y pruebas posible para asegurar la tramitación de la queja. Si bien la resolución puede llegar medio año más tarde, la mayoría de casos tienden a resolverse a favor del usuario. Los clientes de O2 pueden recurrir al departamento de Atención al Cliente para gestionar la reclamación y recibir el número de referencia de la reclamación. 

    Antes de recurrir a este camino, sin embargo, deberías probar antes a resolver tus cuestiones a través del teléfono gratuito de atención personal 1551, enviando un mensaje al correo ayuda@o2online.es o solicitando ayuda a través de su página web. Sin embargo, si el problema se encuentra en la relación contractual, tendrás que recurrir a los sistemas mencionados previamente para llevar a cabo la reclamación.

    Presentar una reclamación en Consumo

    En caso de que el departamento de Atención al Cliente de O2 no haya podido resolver tu incidencia, dispondrás de tres meses para imponer una queja a Consumo. Para ello, deberás acudir a una Junta Arbitral de Consumo en tu Oficina Municipal de Consumo más cercana y solicitar un arbitraje sobre tu caso.

    En lo que respecta a este arbitraje, se trata de un pequeño juicio gratuito a través del que se consigue una sentencia de obligado cumplimiento para O2. Además de solicitar una solución a tu reclamación, podrás obtener también una indemnización por daños y perjuicios causados.

    El único inconveniente que presenta este mecanismo es que O2 deberá aceptarlo voluntariamente.Por eso, en caso de que lo haga, has de saber que todas y cada una de las resoluciones emitidas por la Junta Arbitral de Consumo son de obligado cumplimiento para la mayoría de operadoras nacionales, dado que están adheridas al Sistema Arbitral de Consumo.

    Tras haber presentado todas las pruebas correspondientes, la finalización de este trámite puede llevar en torno a unos seis meses. Tras esto, la Junta tomará una decisión que tendrá el mismo valor que una resolución judicial. Recuerda que, en caso de no estar de acuerdo con ella, podrás recurrirla.

    Acude a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones

    La Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones forma parte del Ministerio de Industria, concretamente de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones o SETSI. Independientemente de que O2 esté de acuerdo con este procedimiento, éste se llevará a cabo una vez solicitado. Sus resoluciones, además, también son de obligado cumplimiento por la operadora de telecomunicaciones involucrada.

    A diferencia del sistema citado en el apartado anterior, sin embargo, la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones no deja pedir indemnizaciones por daños o perjuicios. Las únicas reclamaciones que atiende este órgano son aquellas relacionadas con facturación, malos servicios, portabilidades…

    Una vez hayas intentado reclamar a través de la operadora sin éxito, dispondrás de un total de tres meses para hacer reclamaciones frente a la Oficina de Atención al Usuario de Telecomunicaciones, ya lo hagas por teléfono, carta o a través de su página web.

    Otras vías para poner una reclamación a O2

    Si hiciste la contratación de los servicios de O2 por Internet, puedes hacer una reclamación de forma completamente gratuita a través de Confianza Online, un organismo de autocontrol al que se han adherido las principales operadoras de telecomunicaciones del país.

    Para poder recurrir a Confianza Online, tendrás que plantear la queja rellenando el formulario de reclamaciones disponible en su página web. Cabe destacar que este organismo no emite resoluciones de obligado cumplimiento, dado que su prioridad es llegar a un acuerdo con la operadora.

    Solamente podrás reclamar en Confianza Online si no lo has hecho antes a través de Consumo o del Ministerio de Industria. Si no se consigue un acuerdo, entonces la situación se trasladará a una Junta Arbitral de Consumo para buscar una solución.

    Por último, si todo lo demás ha fallado, puedes contratar a un abogado para llevar a juicio a O2. Si bien este proceso judicial implica costes económicos, en caso de que la operadora te haya provocado perjuicios, ésta puedes ser la única manera de conseguir una indemnización.

    ¿Qué documentación necesitas para poner una reclamación a O2?

    A la hora de presentar una reclamación a O2, deberá adjuntar la mayor cantidad de pruebas posible que justifiquen la queja, así como toda aquella documentación que corrobore tu identidad como titular de la línea en cuestión.

    En lo que respecta a la naturaleza de las pruebas a presentar, estas pueden incluir facturas, grabaciones, justificantes… O cualquier documente que pueda acreditar la reclamación y que tenga relación con la misma.

    Mikel Cid

    Lo de las tarifas es lo mío, me paso el día rastreando las páginas de los operadores en busca de novedades que aquí publico. Antes de crear esta web escribí sobre tarifas y móviles en Xataka Móvil durante seis años y otros dos años en El Confidencial.

    O2 amplia opciones: más tarifas móviles y líneas adicionales para todos los packs

    🔎 Encuentra la tarifa que te hará ahorrar en menos de 30 segundos

    Portada TarifasDe

    Deja de pagar por servicios que no usas. Con nuestro recomendador de tarifas damos con la tarifa que se adapta a la perfección a lo que necesitas, sin malgastar gigas o pagar por cosas que nunca vas a usar.